Top Peliculas Estrenos

Capitán América: Civil War
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Loading...

Calificacion 8,5
Género:

Action/ Aventura

País: USA
Duración: 2h 27min
Año: 29 April 2016
Director: Anthony Russo, Joe Russo
Reparto:
Chris Evans, Robert Downey Jr., Scarlett Johansson, Sebastian Stan, Anthony Mackie, Don Cheadle, Jeremy Renner, Chadwick Boseman, Paul Bettany, Elizabeth Olsen, Paul Rudd, Emily VanCamp, Tom Holland, Daniel Brühl, Frank Grillo, William Hurt, Martin Freeman, Marisa Tomei, John Kani, John Slattery, Alfre Woodard, Stan Lee, Heidi Moneymaker, Gene Farber, Florence Kasumba
Latino Opción 2 Opción 3 Trailer
Opciones de descarga Servidor Idioma Calidad Contraseña
Opcion 1 Mega Latino (Dual - Ingles) Full HD 1080p
Opcion 2 Mediafire Latino (Dual - Ingles) Full HD 1080p cc
Opcion 4 Openload Latino (Dual - Ingles) Full HD 1080p
Opcion 5 Turbobit Latino (Dual - Ingles) Full HD 1080p
Opcion 6 Uploaded Latino (Dual - Ingles) Full HD 1080p

Capitán América: Civil War

Captain America: Civil War

Capitán América: Civil War Un nuevo ‘statu quo’ provoca la ruptura de los Vengadores. Debido a los daños colaterales del trabajo de este grupo de superhéroes en anteriores misiones, la presión política busca depurar responsabilidades, y se instauran los Acuerdos de Sokovia. Es entonces cuando el gobierno de los Estados Unidos decide que los héroes necesitan ser supervisados y controlados. A partir de ahora, se exige a los Vengadores que respondan ante las Naciones Unidas, y se crea un consejo de administración que determinará cuándo van a necesitarse los servicios del equipo.Las posiciones en torno a esta nueva ley generarán un conflicto interno entre los propios superhéroes, y los Vengadores se dividirán creando dos bandos: uno liderado por el Capitán América (Chris Evans) y otro dirigido por Iron Man (Robert Downey Jr.). Por un lado, Steve Rogers desea que los superhéroes sigan siendo libres para defender a la humanidad sin la intromisión del Gobierno, ya que esto haría más mal que bien al tener el poder de determinar quien es un héroe y un villano. Y por otro, Tony Stark, arrepentido de haber creado a Ultrón, decide apoyar la decisión de la clase dirigente. Se desata así un agresivo enfrentamiento entre el Centinela de la Libertad y Iron Man.Además, las tensiones entre los dos bandos de superhéroes se intensifican cuando al viejo amigo de Capitán, Bucky Barnes (Sebastian Stan), también denominado el Soldado de Invierno, se le acusa de haber sido responsable de un ataque letal a la sede de las Naciones Unidas. A pesar de las pruebas en vídeo que demuestran su culpabilidad, Barnes jura que es inocente. El Capitán América se pondrá de su lado, mientras que Iron Man, la Viuda Negra (Scarlett Johansson) y otros Vengadores, le creerán culpable de cometer este acto terrorista.Mientras se produce esta guerra civil en el seno de los Vengadores, donde cada uno de ellos debe elegir su bando, aparece la amenaza de un enemigo en las sombras. A pesar de las discordias, y ante el peligro de un nuevo y malvado villano, el equipo de superhéroes tendrá que ponerse en marcha para salvar el mundo.Capitán America: Civil War, cuya historia arranca tras los hechos ocurridos en Vengadores: La Era de Ultrón(2015), es la tercera parte de las aventuras de Steve Rogers. Los hermanos Anthony y Joe Russo, encargados de dirigir Capitán América: el Soldado de Invierno (2014), están al frente de esta nueva entrega de Marvel Studios. En los papeles principales encontramos una vez más a Chris Evans (Before We Go, Rompenieves) como Steve Rogers y a Robert Downey Jr. (El Juez, Sherlock Holmes: Juego de sombras) como Tony Stark. Completan el reparto los actores Jeremy Renner (Misión imposible: Nación secreta, Matar al mensajero), Scarlett Johansson (¡Ave, César!, Her), Sebastian Stan (Marte (The Martian), Cisne negro), Anthony Mackie (Triple 9, Los tres reyes malos), Elizabeth Olsen (Godzilla, Oldboy), Paul Bettany (Legend, Transcendence), Don Cheadle (St. Vincent, El vuelo (Flight)), Daniel Brühl (El rostro de un ángel, El quinto poder), y Tom Holland (En el corazón del mar, Lo imposible) que se estrena en la saga como Spiderman.

 

Capitán América: Civil War

El crossoverCivil War” de Mark Millar (guión) y Steve McNiven (dibujo) marcó un antes y un después en la historia de Marvel Cómics. Los años noventa no fueron especialmente brillantes en la Casa de las Ideas: el barroquismo estético, la fuga (o despido) de guionistas clave, las tramas melifluas (cuando no directamente confusas) que desembocaban en finales acelerados y la resituación de personajes históricos acabó por marcar un mínimo histórico tanto artístico como industrial (las ventas eran desastrosas). Marvel necesitaba una revolución, la cual empezó con el fichaje de Grant Morrison para llevar la Patrulla X y dar libertad absoluta a Brian Michael Bendis a la hora de resucitar a los Vengadores -de él fue la idea de incluir en dicha liga a personajes como Spider-Man, Lobezno o Luke Cage-. Pero el verdadero puñetazo en la mesa lo dio el escocés Mark Millar -quién casi al mismo tiempo se inventó los Ultimates: básicamente, la línea de Vengadores (alternativos) más cañera del siglo XXI- quién buscando crear un paralelismo con las leyes antiterroristas post 11-S, enfrentó a los Vengadores en una lucha fratricida tomando como base el “Acta de Registro” que obligaba a todos los superhéroes a dar a conocer su identidad pública (y, de paso, ser controlados por SHIELD y el gobierno americano). A un lado se posicionó el bando de Tony Stark (que tomó decisiones de supervillano, como crear una cárcel en una dimensión paralela creada por Reed Richards) y al otro el Capitán América que, defensor de la libertad, se vio obligado a esconderse (junto a los suyos) como un proscrito. En definitiva, una saga que dejaría heridas abiertas que tardarían años en cerrarse y que dejó momentos memorables como la confesión de la identidad de Peter Parker, el asesinato del hombre Gigante (a manos de un clon de Thor) o el trágico fin del Capitán América (otro gran fichaje de la época se hizo cargo de la linea del capi: Ed Brubaker).Pero basta ya de hablar de cómics (me apetecía, siento el rollo introductorio) y centrémonos en este nuevo hit del UCM. Los hermanos Russo, que ya nos entregaran uno de los mejores films del pack -suCapitán América: El soldado de invierno, perfecta en su cruce de thriller de espionaje como manda el canon y la action movie superheroica-, vuelven a desafiar nuestro sentido para aprehender el espectáculo mediante una formula de lo más festiva: acción a raudales, humor desenfrenado (recordemos que ambos estaban detrás de dos cúspides de la comedia televisiva contemporánea: Arrested Development yCommunity) y la mayor cantidad de superhéroes en plano que uno haya visto nunca. ¡Y funciona! Es decir, ¿puede una película contar con diez protagonistas de peso (mínimo) y que eso no afecte a la narración? (Zack Snyder no ha sido capaz ni de congeniar a tres en su Batman v Superman). Para los hermanos Russo es pan comido: no sólo no hay embotellamiento narrativo, sino que además este fluye sin parar, ya sea punteado por las estilizadas secuencias de tortas, por la base dramática que asienta la cinta o por el caudal de chistes garabateados en un guión que busca no dejar nada en el tintero. Ni siquiera Joss Whedon consiguió ese engrasado perfecto en su Vengadores: La era de Ultrón.El Acta de Registro se convierte aquí en los Tratados de Sokovia, un acuerdo internacional donde los Vengadores deben aceptar someterse a la disciplina de la ONU para seguir operando (un cambio lógico dado que en el UCM prácticamente todas las identidades son públicas). Los Russo aposentan su epicentro dramático en la figura del Soldado de Invierno, el talón de Aquiles de Steve Rogers, suavizando el carácter conservador de Tony Stark y equilibrando la balanza entre ambos bandos. La rivalidad consiguiente no es tanto deriva de un posicionamiento político sino de una catarsis moral. Con lo que es más complejo diferenciar el bien del mal, así como tomar partida por ninguno de los bandos enfrentados.Sentada las bases del conflicto toca disfrutar del enfrentamiento. Y he aquí lo mejor de la cinta: la larguísima (para bien: ¡ojalá durara aún más!) pelea en el aeropuerto entre ambos equipos es absolutamente increíble, tanto por la dimensión épica que alcanza como por lo tremendamente divertida que resulta. Y sorprende, ojo. Porque a estas alturas en las que nos estamos comiendo diez películas de superhéroes al año, ¿cómo no nos vamos a aburrir en una nueva pelea con gente que vuela, tira rallos (o flechas) y encaja golpes titánicos como quien hace una guerra de almohadas? Los Russo lo tenían claro: el golpe de efecto que representa incluir en dicha batalla a los nuevos fichajes para el team (Spider-Man, Ant-Man, Pantera Negra) eleva la temperatura del disfrutómetro hasta hacerlo reventar. Normal que se viva el visionado de dicho enfrentamiento como una fiesta sin fin, donde el cariz dramático sea solo la excusa para poder echarnos unas risas que tienen tanto de complicidad con los autores como de relajamiento frente a la absurdidad de la normalidad imperante en la vida real. ¿Teníamos miedo de que nos íbamos a cansar del cine de superhéroes? Si las películas futuras se parecen a esto, que me echen encima todas las que quieran.

¿Hola? Nos podrias regalar un "Me gusta"