Últimos estrenos Proximos estrenos Series

kingsman-el-circulo-dorado
437 votes, average: 4.23 out of 5437 votes, average: 4.23 out of 5437 votes, average: 4.23 out of 5437 votes, average: 4.23 out of 5437 votes, average: 4.23 out of 5

Calificacion 7,2
Género:

Action/ Aventura/ Comedia

País: USA
Duración: 2h 21min
Año: 22 September 2017
Director: Matthew Vaughn
Reparto:
Taron Egerton, Colin Firth, Julianne Moore, Mark Strong, Halle Berry, Pedro Pascal, Channing Tatum, Jeff Bridges, Elton John, Bruce Greenwood, Emily Watson, Edward Holcroft, Hanna Alström, Sophie Cookson, Michael Gambon, Poppy Delevingne, Björn Granath, Samantha Womack, Tom Benedict Knight, Alessandro De Marco
Si se ha borrado alguna película o links de Descarga porfavor deja un comentario. Gracias ¿Entendido?
Si la película no carga o esta borrada en la Op1, puedes elegir Otro servidor Op2 Op3 Op4 ... etc ¿Entendido?
Op 2 Op 3 Op 4 Op 5 Op 6 Trailer
Opciones de descarga Servidor Idioma Calidad Contraseña
Op 1 Torrent Latino (Dual - Ingles) Full HD 1080p
Op 2 Mega Latino (Dual - Ingles) Full HD 1080p
Op 3 Mediafire Latino (Dual - Ingles) Full HD 1080p cc
Op 4 1Fichier Latino (Dual - Ingles) Full HD 1080p
Op 5 Openload Latino (Dual - Ingles) Full HD 1080p
Op 6 Rapidvideo Latino (Dual - Ingles) Full HD 1080p

Kingsman: El círculo dorado

Kingsman: The Golden Circle

Kingsman: El círculo dorado Después de que la base de operaciones de los Kingsman en Londres explote por los aires, Gary ‘Eggsy’ Unwin (Taron Egerton), que ya es un Kingsman de pleno derecho, y su compañero Merlin (Mark Strong) se verán obligados a viajar juntos hasta Estados Unidos. Allí, ambos deberán unirse a sus homólogos norteamericanos, los integrantes de una asociación secreta conocida como Statesman, que está liderada por el agente Champ (Jeff Bridges) y que, además, cuenta con los agentes Tequila (Channing Tatum), Whiskey (Pedro Pascal) y la gurú de la tecnología Ginger (Halle Berry).

Claro que los miembros de Statesman no son tan educados y elegantes como los Kingsman. Además de vestir al estilo cowboy, son un grupo de alborotadores que, en lugar de esconderse en una mansión a la que se accede a través de una sastrería, han creado su oficina central en una destilería gigantesca en el corazón de Kentucky. A pesar de sus diferencias, ambas organizaciones de élite deberán ponerse de acuerdo para acabar con Poppy (Julianne Moore), la megalómana villana que podría poner en peligro al mundo entero, pues tiene el poder de acabar con toda la organización pulsando solo un botón. De esta forma, todos los agentes tendrán que aprender a colaborar mientras ponen a prueba su fuerza e ingenio hasta límites insospechados.

Secuela de la película Kingsman (2015), basada en el cómic homónimo de Mark Millar y Dave Gibbons. Matthew Vaughn (Kick-Ass: Listo para machacar, X-Men: Primera Generación) vuelve a dirigir esta segunda película y coescribe el guión junto a Jane Goldman (El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares), guionista de la primera. Los actores protagonistas son Taron Egerton (Eddie el Águila, Legend), Mark Strong (El caso Sloane, Agente contrainteligente), Pedro Pascal (La gran muralla, Narcos), Channing Tatum (Los odiosos ocho, Magic Mike XXL), Julianne Moore (Los juegos del hambre: Sinsajo – Parte 2, Siempre Alice), Halle Berry (X-Men: Días del futuro pasado, El atlas de las nubes), Jeff Bridges (Comanchería, Valor de ley), además del regreso de Colin Firth (Bridget Jones’ Baby, El editor de libros) como Harry Hart.

 

Kingsman: El círculo dorado Critica

En un universo cinematográfico en el que casi todas las películas llevan números o dos puntos detrás del título, sorprende que Matthew Vaughn no hubiera hecho todavía una secuela. X-Men: Primera generación (2011) más que un reinicio era una interpretación libre del supergrupo mutante, se bajó de la producción cuando llegó el momento de cruzar en el tiempo a las dos Patrulla X en Días del futuro pasado (2014) y, tras haber dejado claro la dirección que quería tomar la franquicia, Kick Ass 2: Con un par (2013) se la subrogó a Jeff Wadlow.

De esto se desprende que algo muy especial debía tener pensado para continuar Kingsman: Servicio secreto (2015) para que esta vez sí quisiera continuar una historia. Presentados ya los personajes, la organización y, sobre todo, el estilo, protagonista auténtico de aquella película, parecía inevitable que quisiera apoyarse en esos cimientos tan sólidamente construidos. Algo similar a lo que empujó a su antiguo asociado Guy Ritchie a hacer la misma película de macarras ingleses varias veces o a dirigir dos películas de su Sherlock Holmes back-to-back. El mismo impulso que sigue haciendo que nos engañemos anhelando que las nuevas misiones de Daniel Craig molen tanto como Casino Royale.

¿Una villana diferente y sin embargo canónica? ¿Un giro argumental de los que te sueltan la mandíbula? ¿La incorporación de nuevos personajes? ¿Felices e inesperados reencuentros? ¿La expansión del universo? ¿Nuevas escenas de acción que desafían todo lo visto hasta ahora? Todo eso lo tiene Kingsman: El círculo de oro, pero para un cineasta que entiende cada película como un desafío algo así no sería suficiente. Todo eso son sólo convenciones en el kit de montaje de las secuelas modernas.

Si Vaughn ha querido volver a la sastrería londinense donde sus agentes secretos se hacían trajes y arsenales a medida era para hacerla volar por los aires. Y con ella prácticamente todo lo que había construido con la primera entrega. Destruido el modelo que tomó del cómic de Mark Millar, ha construido con la guionista Jane Goldman otro distinto en el que los paralelismos con el precedente son más un divertimento gamberro que una repetición autoimpuesta. La aparición de los Statesman, los homólogos norteamericanos y destiladores de whisky de los Kingsman, da para unos cuantos chistes sobre británicos y yanquis dignos de Un pez llamado Wanda, pero lo que principalmente hace es internacionalizar una franquicia que se había caracterizado por su localismo. Que los mismos que exhibían y actualizaban su englishness salten el charco para celebrar con tanto entusiasmo la norteamericanidad profunda es una idea brillante. De un plumazo, Kingsman ha pasado de buscar La piedra filosofal a ganar El caliz de fuego.

Todo esto lo consigue Vaughn evitando recrearse en las autorreferencias –podría disfrutarse sin haber visto la anterior–, volviéndose más salvaje, acelerado, disfrutón e intrascendente, y no aferrándose a lo que antes funcionó. Ni siquiera atesora a los personajes como activos innegociables. Aquí todo está al servicio del espectáculo, y si Elton John tiene que pasar de hacer un cameo a ser fundamental en el plan de acción para detener a los malos, deja el piano sin problemas.

Kingsman: El círculo de oro es tan excesiva en su metraje –2h y 21 minutos– como en su reparto, con tantas estrellas que algunas tienen serios problemas para conseguir cuota de pantalla, o en los descomunales planes de dominación mundial de la narco nostálgica que interpreta Julianne Moore. Sin embargo, siendo tan gigantesca nunca pierde la noción de su auténtica escala y dimensión. La de gamberrada, de película hecha para flipar con las cosas que Vaughn ha conseguido decir y hacer sin que nadie le haya parado los pies. Por ejemplo, pocos repararán en que es la primera película de la era Trump en la que un presidente es destituido.

¿Hola? Nos podrias regalar un "Me gusta"