Top Peliculas Estrenos

Oz, El poderoso
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Loading...

Calificacion 6.4
Género:

Aventura/ Familiar/ Fantasia

País: USA
Duración: 2h 10min
Año: 8 March 2013
Director: Sam Raimi
Reparto:
James Franco, Mila Kunis, Rachel Weisz, Michelle Williams, Zach Braff, Bill Cobbs, Joey King, Tony Cox, Stephen R. Hart, Abigail Spencer, Bruce Campbell, Ted Raimi, Tim Holmes, Toni Wynne, Rob Crites
Latino Opción 2 Trailer
Opciones de descarga Servidor Idioma Calidad Contraseña
Opcion 1 Mega Latino (Dual - Ingles) Full HD 1080p

Oz, El poderoso

Oz the Great and Powerful

Oz, El poderoso En 1939, Victor Flemming dirigía uno de los clásicos de culto más imperecederos del cine de fantasía, el musical ‘El mago de Oz’. En ella, la encantadora Dorothy (Judy Garland), se introducía en un universo multicolor habitado por criaturas extrañas a las cuales les faltaba algo para alcanzar la felicidad. Por eso tenían que iniciar un viaje a lo largo de un sendero de baldosas amarillas hasta llegar a los dominios del todopoderoso Mago de Oz, que les solucionaría todos sus problemas, aunque al mismo tiempo tenían que esquivar los malvados conjuros de la bruja del Oeste. El director Sam Raimi (‘Spider-Man’) vuelve a introducirse en las entrañas de este cuento pero ahora desde una perspectiva diferente, ofreciéndonos una precuela de lo que serían las aventuras de Dorothy, centrándose específicamente en el personaje del grandioso Mago, retrotrayéndose a sus orígenes.

Oscar Diggs (James Franco, ‘127 horas’), trabaja como ilusionista en un circo de mala muerte en la ciudad de Kansas. Sin embargo, una serie de circunstancias, lo conducen hasta un país extraordinario, Oz. A pesar de que en un principio piensa que las cosas pueden mejorar para él en este nuevo lugar, tendrá que hacer falta a las continuas suspicacias que vierten hacia su persona las tres brujas más poderosas del lugar: Evanora (Rachel Weisz, ‘Ágora‘), Glinda (Michelle Williams, ‘Mi semana con Marilyn’) y Theodora (Mila Kunis, ‘Cisne negro’).

 

Oz, El poderoso

El ciclo de Disney sobre cuentos de hadas iniciado por ‘Alicia en el país de las maravillas’ de Tim Burton continúa con este ‘Oz, un mundo de fantasía (Oz: The Great and Powerful)’ a cargo de Sam Raimi, precuela de la mítica ‘El mago de Oz’ que popularizó la televisión muchos años después de que se estrellara en la taquilla de Estados Unidos en su estreno en las salas cinematográficas. Pocos saben que gracias a la pequeña pantalla la cinta de Victor Fleming alcanzó la fama que tiene hoy en día; como también pocos imaginan que probablemente pegado a esa caja tonta Raimi se enamoró hasta el tuétano del maravilloso mundo de Oz.

En la precuela que firma el director de ‘Posesión infernal’ (1981) se nota y mucho ese cariño por la adaptación cinematográfica del relato de Frank Baum. Raimi respeta los dos tiempos y los dos espacios que marcan el relato (el mundo real y el territorio de Oz) señalando, como hacía la cinta original, el primero en blanco y negro, el segundo en un brutal color. Y si la película de Fleming se convirtió en exponente junto con ‘Lo que el viento se llevó’ (rodada al mismo tiempo que ‘El mago de Oz’, también de Fleming) de la fotografía technicolor, la de Raimi intenta ser uno de los más barrocos ejemplos -hasta el momento- de lo que puede dar de sí la paleta digital estereoscópica. Las conexiones no acaban aquí: hoy sabemos que una de las intenciones de Baum, el autor de la novela, en ‘El mago de Oz’ era construir una metáfora en torno a la revolución de la clase obrera y la lucha contra el capital (¿o a qué responde esa ciudad esmeralda sino a ejercer de metáfora del señor dinero?), mientras que Raimi tampoco oculta que su película habla de la lucha contra una tirana parricida que ha sumido a Oz en un estado de terror. Signo de los tiempos. No obstante, las buenas ideas de Raimi no acaban de erigirse, paradojas, en la maravilla que muchos esperamos una vez nos lleva hacia el supuestamente alucinante mundo de Oz. El viaje del mago farsante -interpretado con buen atino, aunque también con algo de pereza, por el caradura de James Franco – hasta toparse con la bruja mala resulta un poco aburrido y la trama queda engullida por el excesivo paisaje de píxeles que la envuelve. Hay imágenes sobrecogedoras como esas lágrimas corrosivas que quiebran el rostro de la frágil Mila Kunis – pese a que ya habíamos visto un gesto similar en ‘L’Apolloine. Casa de tolerancia’, de Bertrand Bonello-, el loco número musical protagonizado por los Munchkins (los enanos), o el acto final, en el que el mago (y por tanto Raimi) sorprenden con un número de prestidigitación que funciona asimismo como reflexión sobre el poder de las imágenes; sin embargo, en toda la película Raimi no consigue ninguna imagen lo suficientemente icónica como para alcanzar el nivel de la primera película. Y ante esos resultados, no valen argumentos.

¿Hola? Nos podrias regalar un "Me gusta"