Top Peliculas Estrenos

Whiplash: Música y obsesión
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Loading...

Calificacion 8,5
Género:

Drama/ Musica

País: USA
Duración: 1h 47min
Año: 16 January 2015
Director: Damien Chazelle
Reparto:
Miles Teller, J.K. Simmons, Paul Reiser, Melissa Benoist, Austin Stowell, Nate Lang, Chris Mulkey, Damon Gupton, Suanne Spoke, Max Kasch, Charlie Ian, Jayson Blair, Kofi Siriboe, Kavita Patil, C.J. Vana
Latino Trailer
Opciones de descarga Servidor Idioma Calidad Contraseña
Opcion 1 Mega Latino (Dual - Ingles) Full HD 1080p

Whiplash: Música y obsesión

Whiplash

Whiplash: Música y obsesión  La película cuenta la historia de un joven músico que se esfuerza lo más que puede para llegar a lo más alto de su carrera musical como batería de jazz. Por otra parte, un profesor de orquesta descarga sus frustraciones en él, lo que hace que el joven empiece a perder su humanidad en su lucha por el triunfo musical a nivel nacional. Filme dirigido por Damien Chazelle, director de la película Guy and Madeline on a Park Bench (2009). El reparto está compuesto por actores como Miles Teller (Los secretos del corazón), Melissa Benoist (Imagine), J.K. Simmons (El ladrón de palabras), Kavita Patil (The Unit) y Jayson Blair (Public Relations), entre otros.

 

Whiplash: Música y obsesión

La unión entre arte, dominio, sumisión y humillación han dado excelentes frutos dentro del drama, sea en literatura, teatro como en esa hibridación de ambas que es el cine. Algo hay también de ese juego de poderes y dialéctica cruel entre los actores y el director de una película, o (mejor incluso) entre la propia película y el espectador. Todo sea por la perfección y la esencia artística: la excusa con la cual el implacable personaje de J. K. Simmons tortura sin piedad a su alumno en Whiplash. Rabiosa perfección la del film en sí mismo, una demoledora y violenta sucesión, in crescendo, de escenas atravesadas por un ritmo feroz. Como si la relación Mozart-Salieri se explicara con la rabia del ciego entrenamiento del sargento de La chaqueta metálica de Stanley Kubrick, Whiplash se deja de las cortesías vaticanas de El tormento y el éxtasis (aquí hay un Miguel Ángel y un papa que antes ha sido Miguel Ángel) para plasmar uno de esos ejercicios de humillación personal dignos del Harold Pinter de El sirviente. O incluso de las piezas teatrales de Anthony o Peter Schaffer: hay momentos en los que la forma en la que el profesor putea al alumno (o cuando este hace lo propio, en cierto sentido, y se vuelven las tornas) que recuerdan al cara a cara de La huella.

Michael Caine aprendía lo que era el juego a base de sufrirlo, y Laurence Olivier disfrutaba sádicamente con esa transmisión de su conocimiento, de su arte, para al final comprobar que siempre acaba ganando el juego mismo. Otros temas, adyacentes, se solapan en este magnífico film (la música como ejercicio autodestructivo, el genio y el genio como términos intercambiables, el cambio generacional visto como una lucha de supervivencia…), aunque el que más me pone es el de verlo como la otra cara (por fin verdadera y sin mariconadas blandengues) de peliculillas como El indomable Will Hunting o El club de los poetas muertos.

¿Hola? Nos podrias regalar un "Me gusta"